Jump menu

Main content |  back to top

 

Como la mayoría de los gases, el GLP es inodoro, por lo que se le agrega un fuerte agente odorizante de olor pestilente para que pueda ser detectado más facilmente en caso de existir alguna pérdida.

El GLP es inflamable en presencia de oxigeno y, aunque no es tóxico, inhalar grandes cantidades podría causar asfixia.

El GLP es un combustible de alto rendimiento, pero sólo encederá si la mezcla con aire esté en una relación (gas:aire) de1:50 a 1:10.

El bajo límite de inflamabilidad implica que hasta pequeñas pérdidas pueden tener serias consecuencias.

La temperatura de ignición del GLP con aire es aproximadamente 500°C, menor que la de la mayoría de los gases pero, en efecto, requiere más energía para inflamar.

Por lo tanto, algunos encendedores a gas podrían no funcionar con GLP.

El poder calorífico del GLP es aproximadamente 2.5 veces más alto que el de la mayoría de los gases, en consecuencia produce más calor con el mismo volumen de gas.

El GLP reacciona quimicamente y podría causar el deterioro de algunos plásticos y gomas.

Sólo se deberá utilizar equipamiento e indumentaria diseñada específicamente para la utilización de GLP.