Jump menu

Main content |  back to top

El propano tiene el punto de ebullición más bajo que el butano, por lo tanto vaporizará con temperaturas más frías, por debajo de los -45°C. Cuando está almacenado en un tanque en estado líquido, tiene mayor presión que el butano a la misma temperatura.

En consecuencia, el propano es más apropiado para el almacenamiento y utilización en exteriores. Su capacidad para operar en bajas temperaturas lo lleva a ser el GLP más adecuado para muchas aplicaciones.

El propano es mucho más utilizado como fuente de combustible para calefaccionar ambientes, calentar agua y cocinar. Además, tiene una amplia variedad de aplicaciones en la industria y agricultura.
 

El Butano tiene menor presión de vapor a temperaturas equivalentes y es adecuado para la utilización en interiores o también, durante el verano, en exteriores. El butano es el combustible más utilizado para envases chicos transportables, tanto en el hogar como en actividades recreativas al aire libre.

El Butano es normalmente almacenado en envases metálicos, al igual que el Propano, que tambien lo es en tanques de granel.