Jump menu

Main content |  back to top

El GLP se encuentra en estado gaseoso a presión atmosférica normal, mientras que sólo se presenta en estado líquido a temperaturas muy bajas o tras un proceso de compresión. Al liberar la presión (por ejemplo, al abrir la válvula de suministro de gas) el líquido hierve y forma un vapor. Es este vapor (gas) el que se utiliza para suministrar energía a equipos y aparatos.

Se necesita calor para convertir el líquido en gas, proceso al que se denomina calor latente de evaporación. Al hervir el líquido, absorbe su propia energía calórica y la del medio que lo rodea. Es por ello que los envases son fríos al tacto y cuando el uso de gas es muy intensivo puede aparecer hielo en la superficie.

La presión aumenta con la temperatura. Por lo tanto, si aumenta la temperatura en el lugar donde está el tanque, también aumentará la presión dentro del tanque al expandirse el líquido. Normalmente los tanques tienen incorporada una válvula liberadora de presión, para dejar escapar la presión excesiva generada con total seguridad.