Jump menu

Main content |  back to top

hombre atrapado en un mar de cajas

Diapar, empresa que se dedica al almacenamiento de alimentos en la zona sur de las afueras de París, usa un solo autoelevadores.

Diapar, empresa que se dedica al almacenamiento de alimentos en la zona sur de las afueras de París, usa un solo autoelevadores. La empresa compró un modelo que funciona con GLP, la mejor solución para trabajar tanto en los espacios cerrados como al aire libre. Butagaz, el nombre comercial de Shell Gas (LPG) en Francia, le suministra gas a la empresa desde 1993.

Francis Domenec, Subgerente de Depósito de Diapar, elogia ampliamente el nivel de servicio que recibe.

"El servicio es bueno y todo funciona casi automáticamente" expresa el Sr. Domenec. "Butagaz entiende mis necesidades y siempre me hace las entregas con puntualidad y cuando tengo un problema siempre están a mi disposición para ayudarme".

"Esto siempre fue así, desde el día que tuvimos nuestra primera reunión con Butagaz. El vendedor entendió qué necesitaba y muy pronto me convenció de que el GLP de ellos constituía la mejor solución para mi empresa... aunque no hizo falta mucho para convencerme".

"Pero lo principal para nuestra empresa es que se pueden usar los autoelevadores a GLP tanto afuera como adentro, ya que son mejores que los autoelevadores que funcionan con baterías eléctricas, porque son más confiables y se los puede utilizar durante más tiempo".

"El principal uso del autoelevadores consiste en levantar cajas de alimentos almacenadas dentro del depósito y transportarlas afuera para cargarlas en los camiones que están esperando. Por supuesto, también se puede utilizar gasoil pero el GLP es mucho más limpio, de manera que cuando lo estamos usando adentro no tenemos que preocuparnos por contaminar ningún producto, que puede estar más en riesgo cuando se usa el gasoil".

"Las cuestiones de higiene son un factor muy importante en la industria de la alimentación y no se puede dejar nada librado al azar, especialmente la elección de combustible para nuestros autoelevadores. Apenas tiene tiempo de parar para que le hagan una recarga y, si fuera un empleado, ya habría renunciado hace tiempo" bromea el Sr. Domenec.