Jump menu

Main content |  back to top

Cambio climático y Shell

Fuimos una de las primeras empresas en 1997 en reconocer la amenaza del cambio climático, en exigir a los gobiernos, a nuestra industria y a los usuarios de energía que tomaran medidas y en tomar medidas nosotros mismos.

Los combustibles fósiles continuarán satisfaciendo la mayor parte de las crecientes necesidades energéticas del mundo durante las próximas décadas, por lo que gestionar las emisiones de CO2 provenientes del carbón, petróleo y gas natural es fundamental para enfrentarse al cambio climático.

Nuestro planteamiento incluye:

1. Aumentar la eficacia de nuestras operaciones.

2. Establecer una capacidad sustancial en  captura y almacenamiento de carbono (CCS).

3. Continuar investigando y desarrollando tecnologías que aumenten la eficacia y reduzcan las emisiones en la producción de hidrocarburos.

4. Desarrollar fuentes de energía con bajo CO2incluyendo gas natural y combustibles de bajo CO2

5. Gestionar la demanda de energía haciendo crecer el mercado de productos y servicios que ayuden a millones de clientes minoristas y comerciales a usar menos energía y emitir menos CO2

6. Animar activamente a los gobiernos a proporcionar un marco político internacional efectivo para gestionar el CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Gestión del impacto medioambiental

Biodiversidad

Proteger la biodiversidad es un factor importante cuando nos planteamos cualquier proyecto nuevo de importancia o una amplia expansión de las operaciones existentes.

Para ayudar a proteger la biodiversidad y fomentar la conservación, trabajamos en asociación con grupos conservacionistas líderes, incluyendo Wetlands International y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Si una zona es rica en biodiversidad, trabajamos con comunidades y expertos locales y desarrollamos planes de acción de biodiversidad. También respaldamos la investigación, como ayudar a identificar especies en peligro.

Prevenir los derrames

Los derrames de petróleo y productos petrolíferos pueden dañar el medio ambiente y poner en riesgo a nuestros empleados y las comunidades vecinas.

A lo largo de los años hemos reducido la cantidad derramada en nuestras operaciones por razones que podemos controlar, como la corrosión y los fallos en las operaciones.

Para ayudar a evitar derrames de petroleros, nuestra norma de garantía de calidad de barcos establece unos requisitos para los barcos que usamos. Por ejemplo, requerimos que los buques transoceánicos más grandes tengan doble casco.

Aire más limpio

Hemos hecho esfuerzos para reducir las emisiones de contaminantes locales de nuestras operaciones.

Esto ha implicado una amplia gama de inversiones en mejorar las instalaciones, montar equipos de combustión más limpia y tecnología de captura de óxido de azufre.

Reducción del uso de agua

La nueva tecnología está jugando un papel fundamental para ayudarnos a reducir el uso de agua.

Por ejemplo, nuestra planta Pearl GTL de Qatar se ha diseñado para no tomar agua dulce de sus áridos alrededores. El proyecto Schoonebeek de los Países Bajos reutilizará el agua residual municipal para hacer vapor.