Me aproximo a Londres desde el sur, cruzando el río Támesis por el puente de Westminster y dirigiéndome hacia las Casas del Parlamento. Sobre mí, cuelgan juntos dos discos amarillos en el cielo aún oscuro. El de la izquierda es la luna, y el de la derecha la esfera del reloj Big Ben.

El circo ha llegado a la ciudad

Son las 4 menos 10 de la mañana, seis horas antes de que el London Eye comience a girar y a transportar a los turistas por el aire. Vengo aquí para encontrar mis propias vistas exclusivas de la ciudad, conduciendo por calles desiertas y demostrando que no hace falta vivir a las puertas de Nürburgring o a los pies del Paso Stelvio para disfrutar de tu auto.

Diez minutos más tarde, me encuentro atascado en Piccadilly Circus. Aunque el Big Ben le esté diciendo a todo el mundo que es domingo por la mañana, aquí la noche del sábado es aún demasiado joven. Las calles están tan abarrotadas que parece que sean las 9 de la mañana de un lunes. Cuando se abre un hueco en el tráfico, pongo rumbo hacia calles más tranquilas; y con Trafalgar Square detrás de mí, hay muchas para elegir.

Resulta agradable estar de nuevo en movimiento, y sentir los neumáticos rodar por el Strand mientras conduzco a través del distrito jurídico de Temple. Es un placer circular por estas fantásticas calles con la seguridad de no acabar enredado en el tráfico en ningún momento.

Auto en la calle delante del Big Ben

Espectáculo en el West End

Salgo de Fleet Street y cruzo el puente de Blackfriars en dirección al Támesis. Recorro las callejuelas hacia Borough Market, justo al sur del Puente de Londres, pero aún no encuentro compañía. Cerca del London Dungeon no tengo más alternativa que seguir la calle hasta un túnel largo y oscuro, antes de dirigirme al West End.

Junto a los antiguos muelles de West India, en la conocida como Isla de los Perros (Isle of Dogs), estiro el cuello para contemplar el imponente Canary Wharf. A continuación conduzco de vuelta hacia el oeste hasta la ciudad antigua, decepcionado por no llegar a ver salir el sol en la parte inferior de este enorme edificio. Estaciono en el puente de Waterloo y veo el sol aparecer lentamente, iluminando con sus destellos las aguas grises del Támesis.

Es hora de probar suerte de nuevo en Piccadilly Circus. Al otro lado del puente de Westminster, las manillas del Big Ben marcan ahora las 5 y media y solo estamos yo, la estatua de Churchill y un policía patrullando las calles que rodean el Parlamento. Paso Trafalgar Square y diviso en el horizonte las luces perpetuas de neón de Piccadilly Circus.

Auto en un túnel

Ciudad solitaria

El tráfico que horas antes había arruinado mi paseo ha desaparecido. Sorprendentemente, incluso Piccadilly Circus está desierto. Y una sonrisa se dibuja en mi cara. Las calles de Londres son todas mías, así que será mejor que no pierda el tiempo. ¿Quién sabe cuánto durarán esta paz y esta soledad?

Conduzco Piccadilly abajo y luego alrededor de la enorme rotonda que supone Hyde Park Corner.  Desde aquí, voy hasta la parte superior de Park Lane y alrededor de Marble Arch, y bajo de vuelta por el otro carril de la calzada de doble sentido hasta Hyde Park Corner, tomando la salida de Constitution Hill. De nuevo, la calle está totalmente desierta y la experiencia se vuelve cada vez más surrealista mientras paso por delante del Palacio de Buckingham.

Durante la hora siguiente me pierdo entre callejuelas, sin saber ni importarme dónde puedo acabar. En tan solo una o dos horas, estas calles estarán tan abarrotadas que será casi imposible circular por ellas.

La sensación de frescor ya no acompaña a la mañana, ni tampoco al paseo. Las calles ya no son mías y debo compartirlas. Pero entonces recuerdo que, aunque todas las calles llevan a Londres, también hay muchas otras que salen de ella. Y hay un montón de rutas apasionantes a corta distancia de la ciudad.

Más acerca de nuestros productos y servicios para conductores

Berlín

Antaño dividida, Berlín es ahora una metrópoli moderna y vibrante en la que se combina lo antiguo con lo nuevo. El periodista de automovilismo James Mills puso rumbo se dirigió a ella para visitar sus lugares más destacados.

Brujas

La ciudad clásica de Brujas es famosa por sus diminutas callejuelas y zonas peatonales. De modo que, ¿cómo se suponía que el periodista del automovilismo Luke Ponsford iba a encontrar allí un circuito excepcional?