Jump menu

Main content |  back to top

En una experiencia tan agotadora como gratificante, colaboraron con la construcción de dos casas para mejorar las condiciones habitacionales de dos familias en González Catán, La Matanza, Pcia. de Buenos Aires.

Esta actividad, donde ayudar desinteresadamente al prójimo era el objetivo primordial, sirvió también para que colaboradores de distintas áreas puedan interactuar en un contexto completamente distinto. Divididos en dos equipos de trabajo, trabajaron en contrapisos y revoques en dos casas de familias de la zona.

Voluntariado corporativo

Algunos testimonios de los empleados reflejaron lo sucedido:

 “Fue un día diferente. Me levanté teniendo sensaciones que no son simples de transmitir en pocas palabras. Sabía que iba a ayudar a familias que realmente buscan mejorar su nivel de vida. Era cierto lo que nos había dicho la gente de HPHA: llega la tarde y el cansancio que se siente por haber trabajado es gratificante. Si se pudiera repetir la posibilidad de participar en una actividad de voluntariado, buscaría la forma de estar presente”.

 “Estuvo bárbaro. Poder trabajar codo a codo con personas de diferentes áreas del negocio fue algo magnífico. También haber tenido la posibilidad de ir a González Catán, charlar con los vecinos del lugar y compartir un día de trabajo diferente, aportando un granito de arena ha sido algo increíble.”

 “Fue una experiencia increíble. Una alegría inmensa ver a mis compañeros esforzarse para ayudar a quienes más necesitan y un placer haber sido parte de la iniciativa. Sin duda el momento más emocionante del día fue la despedida con el sincero agradecimiento de las familias”.   

Por último, Guido Forsthube, representante de HPHA: "Desde mi rol de Líder de Proyecto y como supervisor de las brigadas, quiero agradecer la participación de Shell el pasado 24 de febrero. Fue una jornada muy exitosa en varios sentidos. No sólo por el arduo trabajo, el gran avance en las tareas constructivas y el apoyo que esto significa para las familias, sino también por el buen clima que se logró entre todos los presentes. Del grupo destaco compromiso, ganas de colaborar, buena predisposición para aprender y realizar las distintas tareas, pero sobre todo, una gran calidez humana.

¡Espero que esta experiencia conjunta haya sido tan buena para los voluntarios como lo fue para Hábitat, y sea la primera de muchas más!"